estilo de vida archivos - Reinvención profesional, emprendimiento y productividad
Cómo enfrentar el miedo a un cambio de vida

Cómo enfrentar el miedo a un cambio de vida

Es inherente al ser humano sentir miedo o desconfianza ante situaciones desconocidas. Si esto te pasa no te preocupes, es una reacción normal, lo raro sería que no te sucediera. En tu día a día te desenvuelves ante situaciones a las que más o menos estás acostumbrado, sabes como manejarte, te gusten o no estás como un pez en el agua, al que aunque no le guste su pecera puede nadar y respirar en paz.

Sin embargo, en mi trabajo diario, cuando hago sesiones de coaching con mi clientes, el miedo a la nueva vida que quieren emprender a menudo les paraliza tanto que hace que retrasen los cambios que quieren dar. Con cambio, podemos estar refiriéndonos a cualquier tipo de cambio desde el estado civil de una persona, su condición de tener hijos o no, un cambio de pareja, de casa, de ciudad… o el cambio del que más hablo yo en mi día a día que es el cambio de carrera profesional.

Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer

Ya sabemos la sabiduría que encierra el refranero popular español. Este dicho sin duda ha servido como escudo durante cientos de años a muchas personas que encontrándose en una situación difícil temían que cualquier cambio les fuese a traer algo peor. Yo no voy a venir ahora a contradecir a la sabiduría popular, pero si quiero comentar que a día de hoy, en la situación en la que la mayoría vivimos, este refrán rara vez aplica.

Es cierto que cuando vivimos en una realidad que no nos gusta, que nos hace sentir mal por cualquiera que sea el motivo, tendemos a pensar que siempre podría ser peor. Este pensamiento no es del todo malo, ya que quizá sea lo que nos mantiene en marcha mientras tengamos que seguir aguantando. No obstante, muy pocas personas viven hoy en una situación en la que arriesgarse a salir de ese malestar en el que viven pueda por ejemplo, poner en riesgo su vida.

El pensamiento detrás de este dicho, especialmente si hablamos de arriesgarnos a dar un cambio de rumbo a nuestra vida profesional, no hace otra cosa que mantenernos pasivos y resignados. «Si te arriesgas puede ser incluso peor» te estás diciendo, pero ahora vengo yo a decirte: si estás en una situación que no te gusta no es una cuestión de arriesgarse o no, es coger las riendas de tu vida y decidirte a ser tú quien tome las decisiones. ¿Podría ser peor? No lo creo porque serás tú el que decide qué hace y dónde se queda. Además, cuando estamos mal, la probabilidad de que lo que encontremos fuera sea mejor de lo que tenemos es infinitamente más grande.

La incertidumbre y la toma de decisiones

Este es el verdadero problema my friend. No nos gusta nada la incertidumbre, de hecho nos repele bastante. Cuando nos encontramos ante una situación en la que no podemos predecir cómo va a ser el curso de los acontecimientos nos asustamos.

Intentamos siempre buscar toda la información que podemos para poder predecir cómo van a suceder las cosas con el fin de tener una mayor sensación de control. Esto en ocasiones puede ser útil, pero a veces nos nos lleva más que a bloquearnos en lo que comúnmente se llama «parálisis por análisis» y es que le damos tantas vueltas a las cosas que estudiamos e investigamos con la intención de lograr una falsa sensación de control. Esta no llega, porque no todo depende de ti, ni de la información que manejes, y esto hace que nos quedemos paralizados sin tomar las acciones necesarias para que nuestros objetivos se cumplan.

Como decíamos al principio, a veces preferimos aquello que conocemos, por mucho que nos haga sentir mal, que aventurarnos a explorar lo desconocido por muy prometedor que sea. ¿Por qué? Pues es sencillo, enfrentarnos a situaciones desconocidas nos hace sentir incómodos, pone a trabajar nuestra parte creativa, consume más energía y en definitiva nos sentimos, de forma natural, reactivos a hacerlo. Estamos diseñados así.

Lo que yo te diría es que una vez que entendemos que es así como funciona nuestra mente y el porqué, es nuestra labor enfrentarnos a ello si sabemos que aunque nos asuste lo más probable es que nos traiga cosas buenas.

¿Cómo afectará mi nueva vida a lo que me rodea?

Tu nueva vida va a ser tan diferente o tan similar como tú quieras que sea. Creo que es muy importante tomar consciencia de que no va a venir alguien con una varita mágica y te va a dar una vida nueva en la que tú no tengas capacidad de elección. Eso para empezar, así que no le tengas tanto miedo porque tú vas a ser quien decidas qué es lo que cambia y qué es lo que permanece.

Por otro lado siempre surgen miedos acerca de cómo van a ver nuestro cambio nuestros seres queridos. Algunas de las personas con las que trabajo que han decidido dejar un trabajo fijo para dedicarse al emprendimiento, temen que sus seres queridos no lo comprendan y les culpen por dejar una situación segura y estable por algo que parece etéreo y difícil de comprender.

Los miedos que esto genera, van más allá de querer complacer a todo el mundo, y están más relacionados con el que las opiniones de tus seres queridos te hagan dudar en tus decisiones. Hacer algo en contra de las recomendaciones de las personas que nos importan puede ser muy duro, porque confías en ellos y sabes que quieren lo mejor para ti. Si te encuentras en esta situación, te diría que te preguntes a ti mismo no si estás seguro de que el proyecto que quieres emprender va ir bien o no, porque de eso NADIE puede estar seguro cuando empieza, sino que te preguntes a ti mismo si estás seguro de que lo quieres intentar. Si la respuesta es que sí, ¡no hay nada más que hablar! Tu vida es tuya, solamente tienes una y tienes el derecho de poder hacer y deshacer en ella todo lo que quieras. Al final de tu vida solo te vas a rendir cuentas a ti mismo de lo que has hecho con tu vida y con tu energía y habilidades, así que no dejes que nadie te haga arrepentirte de no haber intentado cumplir un sueño.

¿Y si descubro que no es lo que quería?

Piénsalo… ¿qué pasa?… No ¡en serio! piénsalo… ¿qué pasa si tomas una decisión y después cambias de idea?

Ponte en el peor de los casos ¿Qué pasará? ¡Pues absolutamente nada! Puedes haber perdido como mucho algo de tiempo y dinero. Pero seguirás vivo, seguirás teniendo todas tus habilidades para ir en busca de otra cosa y te voy a decir más ¡tendrás una experiencia super valiosa tras haberlo intentado!

No te lo digo como premio de consolación. Te lo aseguro. Si realmente lo intentas, el fracaso no existe. Hay proyectos que salen mejor, otros que salen peor, pero sin ninguna duda el fracaso vital es llegar al final del camino sin haber intentado nada para no pegartela. Esa es mi opinión.

Otra cosa que te diría es que no tengas tanto miedo de tomar decisiones porque no estás cincelando nada en piedra. Cualquier camino que tomes podrá ser redirigido si resulta que no es el que mejor te llevaba a la meta a la que quieres llegar. Por ello, toma decisiones con efectividad y rapidez (siempre informadas por supuesto) y si más adelante tienes que pivotar hacia otro sitio, pues, de nuevo ¡no pasa nada!

Antes de terminar también quería hacerte llegar el mensaje de que las cosas casi nunca son blancas o negras. Hay una infinidad de casos en la escala de grises. Si tu trabajo no te gusta y quieres intentar de emprender un proyecto para hacer realidad tu sueño, no pienses que las dos únicas opciones es a) que te hagas rico b) que fracases estrepitosamente. Hay muchos puntos en el medio en los que se puede trabajar para ir con el tiempo mejorando cada día.

Espero que este artículo te haya servido. Como sabes con mi trabajo ayudo a personas que están cansadas o frustradas con su carrera profesional y que quieren darle un giro a sus vidas reinventándose profesionalmente. Mi programa de reinvención profesional ReLánzate,  está acabando su primera edición con gran éxito por lo que probablemente se abrirán las puertas para la segunda edición antes de que acabe el año. Si estás interesado en saber más, aquí de dejo toda la información sobre ReLánzate para que puedas apuntarte a la lista de espera y recibir una notificación cuando abramos la segunda edición.

 

Suscríbete y recibe acceso inmediato a la masterclass "Claves para evitar el estrés laboral"

* campo obligatorio
Condiciones
La importancia de tu voz

La importancia de tu voz

Es más que probable que alguna vez te hayas planteado si lo que tú digas u opines importa para algo o tiene algún efecto en cómo funciona el mundo. También habrá habido ocasiones en las que hayas sentido desmotivación viendo que tus esfuerzos sirven para poco si no se da un cambio más global o si todo el mundo no empieza a remar en la misma dirección. Te entiendo, yo también me he sentido así alguna vez.

Esta frustración viene porque a veces no es difícil olvidarse de cómo cuando la tendencia popular es distinta a lo que nosotros proponemos o los ideales por los que luchamos esta sigue siendo la suma de muchas acciones individuales. Hoy vamos a hablar un poco de porque nuestra voz, nuestra acción y nuestro voto, tienen todo el peso y toda la validez que tenemos nosotros como personas.

Tu opinión es valiosa.

¿Alguna vez has dudado de la valía de tu opinión? A la mayoría de las personas nos ha pasado en alguna ocasión y esto no tiene porqué ser fruto de tener una baja autoestima o sentirse inseguro, podría serlo, pero no siempre es así. Tener dudas sobre nuestra propia opinión puede ser simplemente una señal de que sabemos ser críticos con nosotros mismos y no asumimos que una opinión es verdadera por el simple hecho de ser nuestra. Es imposible saber de todo, habrá temas en los que controlemos más y otros en los que necesitemos más aprendizaje, por eso no te preocupes si frente a ciertos temas no te sientes seguro de tus opiniones, cuando se dé ese caso, simplemente ábrete al aprendizaje y sé crítico con cualquier argumento antes de asumirlo como la verdad.

Sin embargo, hay otras ocasiones en las que aunque creamos tener una opinión bien formada acerca de un tema, nos enfrentamos a discusiones en las que nuestro interlocutor defiende sus argumentos de una forma en la que queda poco espacio para el diálogo. Aquí quiero dejar una cosa bien clara, una buena capacidad retórica no convierte los argumentos de alguien en más válidos. Créeme, estudie la licenciatura de filosofía en la que me pasé cinco años analizando las correctas e incorrectas maneras de argumentar, las contradicciones y las falacias… y tras eso estudie una asignatura anual de Retórica, el arte del discurso y de la persuasión, y puedo decirte a ciencia cierta, que NO tienen nada que ver. Sucede incluso que hay personas que no saben dialogar, que no escuchan a su interlocutor, que alzan la voz, o que cuando te escuchan solo piensan en cómo rebatirte en lugar de tratar de aprender o ser críticos para llegar a un entendimiento construido en lo que distintos puntos de vista pueden aportar.

Por todo esto te digo, tu opinión es valiosa. Lo es al igual que lo es la de cualquier otra persona, porque tú eres igual de valioso que él o ella. Si crees que tu opinión no está lo suficientemente formada en algún tema o tienes dudas, infórmate, abre las antenas, escucha, lee y sé crítico. Ahora vamos a hablar un poco más sobre esto.

Tu opinión es valiosa. Lo es al igual que lo es la de cualquier otra persona, porque tú eres igual de valioso que él o ella. Si tienes dudas, infórmate, abre las antenas, escucha, lee y sé crítico. Share on X

No te creas lo primero que oyes, aunque parezca tener sentido.

Si tienes dudas acerca de un tema, escucha y lee a personas que creas que tienen información valiosa. Pero por favor, no te creas lo primero que oigas, solo porque parezca tener sentido. Seguro que te ha sucedido alguna vez que dos amigos te han contado algún malentendido que han tenido entre ellos. Normalmente, cuando escuchamos la versión del primero que nos lo cuenta su versión parece tener sentido y no suele ser hasta que escuchamos el punto de vista de la otra parte que nos damos cuenta que las cosas no eran blancas o negras, que probablemente cada uno tenía su parte de razón o incluso al escuchar al segundo dejamos de estar de acuerdo con la primera versión de la historia que escuchamos.

Pues bien, esto sucede con casi todo en la vida. Si sientes que te falta información sobre política, por ejemplo, y escuchas a alguien hablar de sus argumentos para votar a cierto partido político, a no ser que diga algo muy extremo probablemente te parezca que tiene bastante sentido e incluso sientas la tentación de hacer tuyas sus opiniones. Esto pasa en grupos de amigos, en parejas, entre padres e hijos… Simplemente tendemos a fiarnos de la opinión de alguien que utiliza argumentos que parecen razonables. Pero como decíamos antes es importante abrirse a escuchar los puntos de vista de aquellos que piensan radicalmente opuesto ¿por qué? porque solo así seremos capaces de contrastar puntos de vista con el fin de crearnos nuestra propia opinión. Es tan útil escuchar a alguien decir porque va a votar a un partido político, como porque está en contra de otro. Y siempre siempre siempre, si algo no te convence, o no lo entiendes, pregunta.

Es importante abrirse a escuchar los puntos de vista de aquellos que piensan radicalmente opuesto ¿por qué? porque solo así seremos capaces de contrastar puntos de vista con el fin de crearnos nuestra propia opinión. Share on X

La importancia de intercambiar opiniones.

Ya hemos dejado muy clara la valía de nuestra opinión. Ahora ¿por qué es importante el intercambio de opiniones? Lo es porque solo de esta manera favoreceremos ese espacio donde se fomente el pensamiento crítico y se eliminen los dogmas o creencias arraigadas o impuestas por tradiciones que muchas veces no tienen ninguna fundamentación racional. Antes hablábamos de la importancia de informarse, pues bien, cuando debatimos (debate sano y constructivo, por favor) nos ayudamos unos a otros a desmontar argumentos poco consistentes y además, si estamos dispuestos a corregir nuestros puntos de vista enriqueciéndonos de los de los demás, probablemente lleguemos a conclusiones mucho más valiosas.

Otro motivo por el que el debate es importante es porque normalmente, alrededor de las personas que intercambian opiniones, suele haber personas menos informadas que escuchan, aprenden y se enriquecen. No olvidemos que todos los ciudadanos tienen voto y el peso de todos los votos es igual de importante, por lo que cuantas más personas se enriquezcan de estos debates constructivos, mejor funcionará la democracia.

Cuando debatimos nos ayudamos unos a otros a desmontar argumentos poco consistentes y además, si estamos dispuestos a corregir nuestros puntos de vista enriqueciéndonos de los de los demás, llegaremos a conclusiones más valiosas. Share on X

¿Realmente importa lo que yo haga si soy uno entre miles?

Esta es la pregunta del millón ¿para qué voy a votar si mi voto cuenta tan poco que no va a cambiar nada? bueno, este argumento amigo, es una gran falacia. Tu voto es uno, exactamente igual que el del resto de millones de personas que van a votar. ¿Dónde se ve la diferencia? en que hay sectores de la población entre los que la abstinencia (al voto xD) es mayor y ahí es donde se ven los resultados.

Por lo general, la gente que no vota es porque no siente una fuerte opinión hacia qué partido votar. No sienten que su opinión sea lo suficientemente fuerte o valiosa para expresarla. O cómo hablábamos en este artículo de hace unas semanas piensan «Es que a mí la política no me interesa«. Si este es tu caso, es tu responsabilidad informarte y hacer uso de tu derecho, pero también de tu deber como ciudadano. Piensa que si no decides, la vida y los demás decidirán por ti, las circunstancias y opiniones de los demás quedaran antepuestas a las tuyas, aunque tu visión de la vida o cómo la sociedad debería funcionar tenga más sentido o sea más justa. No voy a decirte aquí argumentos tales como «si no votas luego no te quejes», a mí no me importa demasiado que luego te quejes o no, pero lo que sí que me importa es que todos seamos conscientes de que sí, nuestro voto es UNO, pero también es un voto individual el de todos aquellos que votan a opciones opuestas a las nuestras. Y así se eligió a Trump en EEUU, mediante un montón de votos individuales, así que no menos precies el tuyo.

Si no decides, la vida y los demás decidirán por ti, las circunstancias y opiniones de los demás quedaran antepuestas a las tuyas, aunque tu visión tenga más sentido o sea más justa. Share on X

Mi opinión personal que obviamente puedes ignorar (aunque aún no sé qué votaré).

Piensa en todo lo que hemos luchado este año, piensa en las manifestaciones en contra de la violencia hacia las mujeres, piensa en el revuelo causado tras las elecciones andaluzas, piensa en cómo algunos partidos políticos estaban en contra de las manifestaciones del día de la mujer y por favor no me digas que no se te llena el estómago de ira y ganas de meter la puta papeleta en la urna.

Te voy a ser sincera, no veo una opción clara en estas elecciones, pero lo que sí sé seguro es que no quiero que nadie ponga en peligro los derechos que con tanta sangre, sudor y lágrimas de muchas personas tanto costó conseguir. Sé que no quiero que se eche a nadie de mi país, sé que no quiero que se deje de proteger a las mujeres que sufren maltrato en sus hogares, sé que no quiero que se trafique con la vida ni con el cuerpo de nadie llamándole a eso libre mercado o feminismo.

Creo que demasiada gente en España va a basar su voto en la problemática catalana. Y lo siento, no me parece justo. Es un asunto importante, es muy complejo y tiene una muy difícil solución, os lo garantizo, en ese asunto las cosas no son blancas o negras y ninguna de las posiciones tiene toda la razón. Precisamente por esto creo que no deberíamos dejar que nadie tratase de nublarnos el juicio en lo que refiere a todo el resto de decisiones políticas. Hay que ser menos cabezotas señores y ver un poquito más allá.

Nada más por hoy, espero que ese artículo te haya servido para llenarte de motivación e ir a votar con toda tu fuerza el próximo domingo.

Por si te apetece escuchar algo más sobre esto, aquí te dejo uno de los primeros y mejor valorados episodios mi podcast que lleva el mismo título que esta entrada.

¡Un abrazo, nos leemos!

Suscríbete y recibe acceso inmediato a la masterclass "Claves para evitar el estrés laboral"

* campo obligatorio
Condiciones

Pinkwashing y Greenwashing, o cómo sacar tajada de las causas ajenas

Pinkwashing y Greenwashing, o cómo sacar tajada de las causas ajenas

¿Alguna vez habías oído estas palabras antes? ¿Pinkwashing? ¿Greenwashing? Pues hoy vengo a contarte qué significan estos conceptos y como tenemos que tener cuidado de que nadie nos venda la moto utilizando causas sociales para hacerse un lavadito de imagen o sacar tajada. Allá vamos.

El Greenwashing o en español «lavado verde» o «lavado de imagen verde» y el Pinkwashing «lavado rosa» o «lavado de imagen rosa»  son conceptos que se han creado para referirse a cuando una persona o empresa utiliza las luchas sociales por el medioambiente o cuestiones de género, para lavar su imagen y hacer dinero. A lo mejor no se te ocurre de qué manera esto puede suceder, si esto es así no te preocupes porque en este artículo voy a darte algunos ejemplos.

¿Cómo identificar el Pinkwashing?

Seguramente alguna vez hayas visto algo similar a esto:

¿Cuál es el problema? Pues te diré qué es lo que pasa… ¿Crees que alguno de estos productos, en su mayoría ultraprocesados ampliamente reconocidos como perjudiciales para la salud e incluso potencialmente cancerígenos, realmente se preocupan por la problemática del cancer de mama? Ejem… Déjame decirte que lo dudo muchísimo. ¿Por qué hace entonces estas campañas? Es muy sencillo, Octubre es considerado mundialmente el mes para dar visibilidad y crear concienciación sobre el cáncer de mama y todas estas empresas pensaron «uy, qué buen filón, si ponemos un lacito rosa venderemos muchas más unidades apelando a la solidaridad de la gente, así que ¿qué más da que donemos 25 céntimos por cada unidad vendida? Seguirá compensándonos económicamente, quedaremos de puta madre e igual a la gente se le olvida un poco lo malos que son para la salud los productos que vendemos».

¿Qué te parece amigui? A mí sinceramente me parece un asco.

Pinkwashing es cuando empresas que jamás hablan de feminismo, o igualdad de género, te petan la bandeja de entrada de tu email con ofertas en el día de la mujer trabajadora con eslóganes tipo «te lo mereces mujer». ¿El qué me merezco? ¿Tener que hacer huelga y no consumir? Claro que sí, así que déjame en paz y no me vendas la moto.

Pinkwashing es cuando un partido político habla de feminismo o de defensa del colectivo LGTB pero cuando le conviene se junta a lo más rancio de lo rancio para ganar votos. Ejem, Ciudadanos, ejem, que lo hemos visto todos. Y no digo que Ciudadanos no tenga estos valores, solo digo que muestra una gran incoherencia cuando hace estas cosas. Ojalá dejase de juntarse a los rancios para que no pudiésemos acusarles de esto. Aunque su feminismo liberal también atufa bastante, pero eso es harina de otro costal.

Pinkwashing es cuando en el mes en el que se celebra el día del orgullo, todos los productos, tiendas, cafeterías, lucen la bandera del arcoirirs cuando durante el resto del año, no tienen ningún interés por defender los derechos de este colectivo. Cuando en sus políticas de empresa no hay nada que refiera a la paridad ni asegure la igualdad para sus trabajadores o facilite la vida a aquellos que pertenezcan a estos colectivos discriminados.

Pinkwashing es cuando vamos a las tiendas de ropa que todos conocemos y vemos miles de camisetas con eslóganes feministas que quieren aprovechar la concienciación social para hacer caja. Si quieres una camiseta así, hay un montón de proyectos que sí son abanderados de estas causas sociales y que tienen unos diseños chulísimos. Aquí te dejo algunos que he encontrado, pero te aseguro que hay un montón, si quieres una camiseta feminista Amancio no es la mejor opción:

Algunos ejemplos de camisetas feministas que no son solo un slogan

Las culpass: «Somos una marca de ropa reivindicativa y moda feminista labrada bajo los valores de autogestión, la producción ética, el upclycing, la slow fashion y el compromiso social.Con el feminismo como leitmotiv y la idea de que llegue a todas partes, trabajamos en ediciones limitadas desde nuestro pequeño estudio y showroom en Murcia.»

Monstruoespagueti: CONTRIBUYE a ayudar a ONGs en la lucha contra el hambre; MEJORA la emancipación y los derechos de las mujeres en Bangladesh; PARTICIPA activamente en obras de caridad; FINANCIA la atención médica en un hospital; PROTEGE a los niños del trabajo, respetando la edad mínima; MEJORA y FINANCIA el reciclaje de las aguas usadas de tinte.»

Utoopy: «Las camisetas feministas solidarias “Girls Matter” se suman al movimiento Girls Get Equal de Plan International, para que cada niña del mundo sea vista, oída y valorada en condiciones de igualdad.»

Hay un montón más y no solo de moda, sino de cualquier otra cosa, por ejemplo un montón artistas que honran estos movimientos desde sus valores y no para hacer dinero. Y no digo que todas las marcas o proyectos tengan que ser abanderados de esta causa, pero si no lo eres, no lo uses como moneda de cambio cuando te conviene.

¿Qué es el Greenwashing?

Pues como te imaginarás es algo muy parecido, pero en este caso utilizando como reclamo que el producto es más natural o que es menos perjudicial para la salud o el medioambiente. Como ves aquí entran en juego varios factores, pero seguro que te suena haber visto u oído reclamos publicitarios como «libre de tóxicos» (no me digas!! es que los tóxicos están prohibidos, si no no lo podrías vender) o «100% natural» (no nos confundamos, lo natural no siempre es mejor que lo sintético, el cianuro es natural y mata) o certificados como «bio» o «ecológico» que te garantiza ciertos estándares de producción pero no que el producto no haya recorrido medio mundo, con el impacto ambiental que eso conlleva, para que tu puedas ecológicamente disfrutarlo.

 

Sin duda una de las industrias que más está dando que hablar con respecto a la sostenibilidad es la de la moda. El concepto de fast-fashion (tendencia de consumir ropa de forma casi compulsiva, atendiendo a modas pasajeras y comprando y desechando prendas cada temporada) ha hecho que muchos se echen las manos a la cabeza debido tanto al consumo energético necesario para su producción, la sobreexplotación de las materias primas, las malas condiciones laborales que abaratan costes y la inmensa cantidad de residuos que se producen.

¿Quién defiende sus valores y quién se hace un lavado verde de cara?

Como oposición al fast-fashion ha surgido el movimiento slow fashion que aboga por prendas duraderas y de calidad, con una producción sostenible que tratan de minimizar al máximo el consumo de energía y la producción de residuos. Hay marcas dedicadas exclusivamente a fabricar y comercializar ropa sostenible como Cusbarcelona, Charlie Feist , ecoalf, Ifeelnut, Thought, People Tree, LifeGistFashion, Amour Vert y otras muchas.

Algunas empresas como Inditex con su gama Join life, o H&M con su línea Conscious, han comenzado a apostar por una producción más respetuosa utilizando materiales reciclados y algodón orgánico; estas empresas también premian a sus consumidores por llevar ropa vieja para reciclar, pero todos sabemos que estas buenas  prácticas no pueden ser aplicadas al 100% de su producción ya que sería prácticamente imposible que pudiesen mantener sus precios bajos. De verdad apreciamos el esfuerzo (en el caso de Zara esta campaña comenzó al documental «The true cost» en el que se denunciaban las terribles prácticas que se llevaban a cabo durante todo el proceso de producción de sus prendas, puedes verlo en Netflix, muy muy recomendado), sea cual sea el motivo, es bueno que se hagan cada vez más populares estas prácticas, ¿creo que es un lavado de imagen verde o que realmente la empresa quiere mejorar? Pues eso nunca podremos saberlo, pero lo que ha de importarnos sin duda es el resultado. Si los que consumimos de vez en cuando estas marcas buscamos y preguntamos en tienda por estas gamas, les estaremos haciendo saber que es esa parte de su producción lo que apoyamos. Nos te olvides nunca de que Tu dinero es tu voto y trata de comprar prendas duraderas solo cuando las necesites y no guiarte por las modas que te dicen que la ropa es prácticamente de usar y tirar.

Igual pasa con las cafeterías, el reclamo de café orgánico está hasta en la sopa, pero hay algunas, como aquí en UK la cadena Pret a Manger, que te rellena tu botella de agua reutilizable aunque no consumas, que han puesto grifos a disposición de todo el mundo en muchos de sus establecimientos, y que te descuentan 50 céntimos de tu consumición si llevas tu propio termo para el café evitando los vasos de un solo uso. Así sí 🙂

Podríamos hablar de estos temas en casi cualquier industria, desde supermercados, marcas de calzado o cosmética donde marcas como Lidl, Adidas o Hourglass se están poniendo compromisos a menos de cinco años a reducir packaging de plástico, hacer sus productos a partir de plástico reciclado o convertir su marca 100% en vegana.

Como veis hay mucha tela que cortar en lo que refiere a todo esto, pero lo que no se nos puede olvidar nunca, que el poder lo tenemos nosotros como consumidores. El otro día fui a Natura a comprar un regalo y cuando iba a pagar me dice la chica «¿quieres una botella de agua solidaria por un euro más?» Miro la botella de plástico de Fontbella que una ONG pretende que paguemos para recaudar fondos para no sé qué y le digo «de plástico no, gracias» WTF?? Natura, ¿qué congruencia tiene eso con vuestros valores de marca? NINGUNO!

En fin, un tema interminable del que podría seguir y seguir poniendo ejemplos hasta el infinito y más allá. Por hoy voy a dejarlo aquí porque me encantaría que me dejases tú alguno en los comentarios aquí abajo.

Espero que este artículo te haya resultado interesante.

¡Nos leemos, te mando un abrazo enorme!

Suscríbete y recibe acceso inmediato a la masterclass "Claves para evitar el estrés laboral"

* campo obligatorio
Condiciones

Claves para descubrir y evitar los autosabotajes

Claves para descubrir y evitar los autosabotajes

Está claro que existen factores externos, independientes a nosotros que pueden hacer que conseguir nuestros objetivos nos resulte más o menos fácil, sin embargo, si partimos del hecho de que esto puede afectarle a cualquier persona… Tu éxito no depende de cómo eres, depende de qué haces con lo que tienes.

¿Y por qué no consigo lo que me gustaría para mi vida?

Valora lo que te hace único ¿cuál es tu talento?

En muchas ocasiones tendemos a pensar que somos diferentes a los demás, que nos falta algo que ellos tienen. Seguro que en muchas ocasiones has oído decir que Las comparaciones son odiosas; lo cierto es que la mayoría de las veces que nos comparamos con los demás tendemos a hacerlo desde un punto de vista negativo que nos dice lo que ellos tienen y lo que a nosotros nos falta. Es cierto que otras personas pueden tener talentos que sean nuestros puntos débiles, pero es que ¡cada uno tenemos fortalezas diferentes! Ellos probablemente carecerán de algo que tu tienes.

Normalmente, las personas a las que se les da bien lo que hacen, son felices con su trabajo y tienen éxito cumpliendo sus metas es porque han orientado su vida de forma que pueden explotar al máximo esos talentos que les son propios. Cuando los miramos podemos pensar «ya, lo que yo sé a él no se le da bien, pero es que él no lo necesita» EUREKA! Eso es lo que todos necesitamos 🙂 No necesitas ser perfecto, necesitas descubrir cuales son tus cartas y jugar tu mejor baza con ellas. El autoconocimiento, descubrir tus fortalezas y debilidades, te hará planear teniendo en cuenta cómo explotar lo mejor de ti cuidándote en aquello que no se te da tan bien. Recuerda, cuando alguien brilla en lo que hace, no significa que no tenga debilidades, significa que sabe explotar sus fortalezas.

Recuerda, cuando alguien brilla en lo que hace, no significa que no tenga debilidades, significa que sabe explotar sus fortalezas. Share on X

Ten muy claro tu porqué

Cuando no tenemos un fuerte porqué que nos trasciende y nos inspira, es muy fácil rendirse o perder la motivación. Si sabes claramente qué es lo que quieres conseguir es mucho más fácil que en los momentos de desmotivación o cansancio, puedas reconectarte al pensar en tu porqué.

Normalmente, cuando tenemos una motivación que nos trasciende, que es mayor a nosotros, como podrían ser ayudar a los demás o cuidar el planeta, es mucho más fácil que cuando no nos sintamos muy alineados con nosotros mismos, estas causas superiores nos ayuden a reenfocar nuestras acciones. Es más fácil vencer a la pereza cuanto más elevado sea tu porqué. Este además nos ayuda a perseverar para alcanzar metas a largo plazo, ya que tendemos a querer resultados inmediatos que nos motiven.

Cuando tenemos una motivación que nos trasciende, que es mayor a nosotros, es mucho más fácil hacer frente a los momentos de desmotivación. Vencerás mejor a la pereza cuanto más elevado sea tu porqué. Share on X

Cómo identifico mis autosabotajes

Podríamos decir que nos autosaboteamos cuando tratamos de convencernos con racionalizaciones débiles para ir en contra de nuestros objetivos y propósitos.

Miedo al éxito o al fracaso

A veces procrastinamos y no acabamos una tarea porque tenemos miedo a las consecuencias que tendrá el acabarla. Cuando lo acabamos nos enfrentaremos a los resultados, a los juicios -positivos o negativos- y eso a veces nos aterra, por lo que nos frenamos a nosotros mismos y no llegamos nunca a terminarlo: No empezamos la dieta, no acabamos nuestra web para no lanzarla, no nos abrimos un perfil en redes sociales para nuestro negocio… ¿Te identificas con esta situación?

Decirte que no a ti mismo

¿Alguna vez no has intentado algo pensando «no va a salir así que ¿para qué lo voy a intentar?» Pues te voy a dar una respuesta, lo vas a intentar porque no pierdes nada, porque si tiene que ser que no que te lo diga el mundo, nunca te lo digas tú mismo. Cuando no tienes algo no pierdes nada intentando conseguirlo, porque si sucede lo peor como poco te quedarás como estás, ¿qué perderás? NADA porque ahora mismo no lo tienes, como mucho tendrás algo menos de tiempo a de dinero, pero ya lo habrás intentado y te lo habrás quitado de la cabeza, pero además ¿qué pasa si lo consigues? las posibilidades son infinitas, no te limites solo.

Si no logro el resultado óptimo será un total fracaso

Tendemos a pensar que las cosas son blancas o negras, que o me sale perfecto o será un total fiasco y eso nunca es así. Lo intentarás, examinarás resultados, sean buenos o malos, aprenderás de tus errores, pivotarás y lo volverás a intentar, porque hay mil caminos que conducen a Roma, porque hay mil maneras de alcanzar tu propósito y nada de lo que hagas con pasión será una pérdida de tiempo. Todo suma, suma objetivos conseguidos o suma aprendizajes adquiridos. Lo único que no suma es lo que no se intenta.

Todo suma, suma objetivos conseguidos o suma aprendizajes adquiridos. Lo único que no suma es lo que no se intenta. Share on X

Seré feliz cuando alcance mi objetivo

Estoy segura de que nunca se te ocurriría decir «seré feliz cuando me muera» ¿verdad? Seguro que estás pensando que qué tonterías digo pero piénsalo ¿por qué no pensarías eso? Te lo digo, porque lo importante de la vida es disfrutar de lo que dure, de cada año, de cada mes, de cada día, por lo tanto, no podemos esperar ser a ser felices cuando llegue algo, o cuando consigamos tal cosa ¡Para ser feliz no puedes esperar a nada,  si no te perderás la vida esperando!

Me da miedo que mi vida cambie

Lo cierto es que los cambios siempre dan miedo, miedo a lo desconocido, miedo a salir de a lo que estamos acostumbrados. Sin embargo, cuando el camino lo eliges tú, no te es marcado por nadie más, serás capaz de diseñar tu vida como quieres que sea por lo tanto tu nueva vida no estará diseñada a tu medida y no debería asustarte.

Los demás no lo entenderán

Es cierto que puede que cuando nos lancemos a hacer algo nuevo y superior en nuestras vidas sintamos miedo a que los demás no nos comprendan y se vayan separando de nuestras vidas. Pero en primer lugar, esto hasta que no pase, solo son suposiciones nuestras por lo que no debemos hacerlas demasiado caso. Y en segundo lugar, una vez que tú hayas conseguido ponerte en camino para lograr tus propósitos podrás servir de guía a tus seres más queridos para que alcancen los suyos. Si alguien no quiere entenderte o te critica, probablemente esa persona tenga un problema consigo misma y eso es algo que tú no tengas el deber de arreglar.

Mi felicidad depende de alguien

Puede que tu vida esté llena de personas que te engradezcan, a las que quieres con todo tu ser, pero te aseguro que nadie puede hacerte feliz, eres tú el que debes cuidar de tu felicidad para después estar dispuesto a compartirla con los demás. Si no estás bien contigo mismo, no tendrás una buena relación con tus amigos, con tu pareja o con tus familiares. Y lo que es peor, les culparás de tus problemas cuando en realidad lo que necesitas es estar en sintonía contigo para que después tus relaciones fluyan.

Dedicarte a lo que me gusta es una utopía

Eres tú mismo el que piensa que es imposible, por lo tanto no intentas y nunca lo sabrás. Hay gente a la que le encanta su trabajo, te lo prometo. Además, piensa que le dedicas a esa actividad casi un tercio de tu vida, si dejas la búsqueda de la satisfacción sólo en tus ratos libres, cuánto tiempo de tu vida te permites ser feliz? ¿dos horas al día y los fines de semana? con suerte… ¿es esa la vida que quieres para ti? Nunca dejes de lado la importancia de dedicarte a lo que verdaderamente conecta contigo y tu propósito.

El dinero no es importante

Es cierto que hay problemas que el dinero no puede solucionar, como la muerte, el problema más importante al que nos enfrentamos en la vida, pero no se me ocurren muchos más problemas en los que el dinero no pueda facilitar las soluciones. Y en el resto de nuestra vida, cuando no hay problemas mayores, como poco nos ayuda a tener una mayor calidad de vida, mejores experiencias y en realidad, dímelo tú ¿Qué tiene de malo el dinero? (Hablo aquí a nivel usuario, no hablo de grandes corporaciones). Es cierto que tenemos un montón de bloqueos con el dinero, nos cuesta gastarlo, nos da miedo ganarlo, nos avergüenza tenerlo, lo asociamos con valores malos…. ¿por qué? Quizá sea nuestra mentalidad de herencia judeo-cristiana que siempre nos digo que la pobreza y la humildad eran valores a cultivar… ¿Tú qué opinas de esto? Ayer mismo escuchaba decir a una gran experta en dinero y abundancia como Diana Zuluaga en su #clientday al que tuve el placer de asistir en Madrid, que el problema con el dinero es cuando pensamos que es algo que poseemos. Ella decía que el dinero es un bien de cambio, es una herramienta, cuando nos morimos no  nos lo llevamos, por lo tanto debemos usarlo y hacerlo circular. Me pareció grandioso «de qué sirve que una persona rica se siente sobre sus millones sin hacer nada con ellos en lugar de hacer algo grande para el mundo con ellos?»

El lunes empiezo

Empieza ahora! El lunes no tiene nada distinto a hoy y mientras dejas la vida pasar…

Te doy mil gracias por haber leído este artículo y de corazón espero que te ayude a ganar el impulso necesario para vencer al autosabotaje.  ¿Te has sentido identificado con alguno de estos casos en particular? Cuéntamelo en los comentarios.

Te mando un fuerte abrazo y te invito a que te descargues Mi guía gratuita para vencer el estrés laboral. Si sientes estrés en tu día a día o si te sientes algo insatisfecho en tu vida, estoy segura de que te será de una gran ayuda.

¡Te mando un fuerte abrazo, nos leemos!

Suscríbete y recibe acceso inmediato a la masterclass "Claves para evitar el estrés laboral"

* campo obligatorio
Condiciones

Las redes sociales

Las redes sociales

Ya llevamos unos años en esto. Han sido muchas las plataformas y ha sido grande la evolución, pero no se llega a un consenso y es que a día de hoy sigo leyendo y escuchando opiniones de lo más variopintas. Ni siquiera los detractores se ponen de acuerdo ¿Son buenas o malas las redes sociales (aka RRSS)?

En contra de las Redes Sociales: 

«Los niños y los jóvenes ya no se relacionan como se hacía antes» «Se están perdiendo habilidades sociales» «Las RRSS solo muestran la fachada que la gente quiere enseñar» «Nunca puedes fiarte del desconocido que está al otro lado porque puede estar mintiendo sobre su identidad» «Internet distancia a las personas y deteriora las relaciones humanas» «En las RRSS todo es postureo» «Son una pérdida de tiempo»… Y podríamos seguir hasta el infinito.

Desde mi experiencia, he podido identificar dos grupos principales de personas que se posicionan en contra de las redes sociales y que comparten ciertos rasgos. Por un lado, el primer grupo es una sección de la población que perteneciendo a generaciones anteriores a la llegada de Internet, tienden a ver la innovación como peligrosa. Por ello este grupo de personas identifica rápidamente los peligros de las redes sociales y considera que estos nunca podrían ser compensados por ningún beneficio.

Por otro lado, está el grupo de aquellos que piensan que ellos están, de alguna manera, «por encima» de algo «tan banal» como las Redes Sociales. Este grupo suele ser gente joven a la que le gusta ir en contra de cualquier moda, normalmente son personas de un nivel cultural alto que consideran que cuando algo es demasiado «mainstream» no merece su atención, o es una pérdida de tiempo.

Aclaro: No estoy diciendo que todo el mundo que pasa de las redes sociales se incluya en uno de estos dos grupos. Estoy haciendo una vaga generalización sacando algunos rasgos comunes de los que se posicionan en contra. Hay gente que pasa de las redes y ni si quiera se posiciona.

A favor:

«Las RRSS te permiten conocer gente nueva» «Puedo compartir mis fotos, vídeos y experiencias más fácilmente con mis amigos» «Recibir interacciones con la gente me reafirma» «Me ayuda a dar visibilidad a mi negocio» «Puedo encontrar grupos y personas con intereses comunes a los míos» «Las redes son una fuente de inspiración y conocimiento». De nuevo, hay mil argumentos.

No creo que todas las personas que utilizan las redes sociales se posicione conscientemente a favor de ellas, o lo hagan porque les aporta un beneficio del que son plenamente conscientes. Muchas personas se abren una cuenta en Facebook o Instagram porque sus amigos las tienen y las usan para comunicarse. Sin pensarlo mucho o casi sin darse cuenta acaban estando allí. Sin embargo, la mayoría de las personas que las utilizan a diario es porque encuentran algo que quieren o les produce una satisfacción ¿Qué es? Esa es la cuestión.

Entonces… ¿Buenas o malas?

Para empezar, yo no creo que se pueda decir que las Redes Sociales sean buenas o malas en sí mismas, ya que son un instrumento y como tal, serán buenas o malas dependiendo del uso que se les dé.

Los niños y los jóvenes ya no se relacionan como antes, pues no, pero tampoco juegan como antes, ni los adultos tenemos los mismos trabajos que se tenían antes, ni cocinamos como hace 50 años, ni si quiera nuestras casas o tradiciones son las mismas. Y menos mal. ¡Pero es que ese no es un argumento válido para defender o criticar nada! Podemos decir que es mejor o peor, pero decir que es diferente, no lo hace mejor ni peor. Sí, las relaciones humanas han cambiado, y antes no hacían falta aplicaciones para encontrar pareja cuando pasabas de los 30, o quizá sí, pero no existían, con lo cuál el cambio en sí mismo no tiene porqué ser malo.

Yo no creo que la comunicación online haga que se pierdan habilidades sociales, aunque sí es cierto que las habilidades son diferentes, y que si te pasas el 90% de tu vida detrás de una pantalla, puede que te cueste un poquito más interactuar cuando te encuentres en persona delante de alguien. Pero sinceramente yo no creo que eso venga de las redes sociales ni que vayamos a dejar de quedar con nuestro amigos porque podamos hablar con ellos en Facebook. Podríamos revertir ese modo de ver las cosas argumentando que los adolescentes quieren hacer más cosas con sus amigos para luego poder compartirlas en Facebook o en Instagram, no sé.

Es cierto que existen peligros; es cierto que se puede engañar a otra persona sobre nuestra identidad a través de internet. Yo he trabajado en colegios y he recibido muchas formaciones en las que se nos hablaba de como pedófilos se hacían pasar por adolescentes para quedar con niños. Internet tiene sus riesgos, pero también los tiene la vida real. A mí mi madre me decía que intentase no volver sola por la noche a casa o que fuese por calles principales. Que tuviese cuidado cuando cogiese el coche y que la diese un toque al llegar. Peligros, sí, siempre los hay, en todos los sitios. Porque todo puede usarse bien o usarse mal y en todos los lugares hay otras personas que al igual que nosotros tienen la opción de hacer un buen o un mal uso. Pero no solo en Internet, en cualquier circunstancia puede aparecer el malo de la película… La semana pasada fue noticia en Londres como habían detenido al subdirector de un instituto por poseer pornografía infantil y haber participado en un vídeo en directo en el que se abusaba de una niña de diez años… El peligro para los niños de ese cole no estaba en las redes sociales.

Brevemente quiero tocar también el tema del «postureo» y del mostrar solo la fachada de vida perfecta. Os voy a decir una cosa, la responsabilidad es tanto del que muestra como del que sigue. No podemos obviar nuestra responsabilidad como usuarios y no puede nublársenos el juicio hasta el punto de que la apariencia de vida perfecta de los demás nos haga sentir de menos. Todo el mundo, sin querer, muestra su mejor versión en todo aquello que hace en la vida. Eso en las redes sociales se acrecenta de forma exponencial. Lo sabemos, por lo tanto tratemos de ser críticos y si seguir un perfil determinado nos hace sentir críticos, nos pone de mal humos, nos trae sentimientos negativos a la cabeza cuando lo vemos… Señores y señoras, el botón de «Unfollow» está para algo.

Por último quiero hablar de los argumentos enfrentados «Las redes sociales son una pérdida de tiempo» vs «las redes son una fuente de conocimiento, inspiración o visibilidad». Tanto en mi experiencia personal, como en mi experiencia como coach ayudando a otras personas a hacer un manejo más efectivo de su tiempo, puedo decir que las redes sociales puede convertirse muy fácilmente en uno de los mayores «ladrones del tiempo» que he visto. Es cierto que si tienes muy presente lo que quieres obtener de ellas y entras con el foco necesario, son una mina de oro, pero tienes que ser muy estratégico y no dejarte llevar haciendo scroll durante horas y horas sin sentido dejándote engatusar por cada vídeo de gatitos que ves.

Como veis, en esto de las redes sociales, hay argumentos para todos los gustos, pero al fin y al cabo yo creo que todo consiste en saber hacer un buen o un mal uso de cada una de las herramientas que utilicemos en el día a día.

¿Tú qué opinas? ¿Cuál es tu red social favorita?

 Aprovecho para contarte que he abierto un grupo llamado El Club de Debate, en Facebook. En él hablamos e intercambiamos opiniones constructivas sobre temas muy diversos relacionados con el Desarrollo Personal, la Filosofía y la Sostenibilidad. Puedes inscribirte para tener acceso desde aquí.

 ¡Un abrazo, nos leemos!

 

Suscríbete y recibe acceso inmediato a la masterclass "Claves para evitar el estrés laboral"

* campo obligatorio
Condiciones
A mí la política no me interesa

A mí la política no me interesa

No sé cómo enfrentar esto, la verdad es que es algo difícil. No me gusta pensar en política; parece que todo el mundo se estresa mucho cuando habla de ello, se enfadan, se ponen rojos y se les hincha la vena de la frente. Yo no tengo ganas de discutir con nadie, me pone nerviosa pensar que si digo lo que pienso alguien más informado que yo se me va a tirar a la yugular para destrozar en dos segundos cualquier argumento que dé… porque igual lo que digo está mal, porque en realidad a mí no me interesa la política.

Lo cierto es que llevo unos meses pensando que no sé muy bien porqué mi jefe en el trabajo nos dice que nos tenemos que quedar todos los días más tiempo porque hay que sacar el trabajo, pero luego nadie ve ni una sola hora extra en su nómina, ni fuera de ella tampoco… Pero por otro lado, para que me voy a quejar, mi amiga que es autónoma lo tiene mucho peor, ella todos los meses tiene que pagar casi 300€ de cuota le haya ido el mes bien o no, eso sí que me parece una putada.

Cuando el otro día hablaba con mi hijo, me decía que en el cole han estado unos cuántos días con los abrigos puestos en clase porque el instituto había decidido no gastar dinero en calefacción… Pero nosotros, como siempre le sacamos el lado positivo a las cosas acabamos riéndonos de que al menos, como ahora son casi 40 alumnos por clase en el instituto, tienen más calor humano. Él está enfadado porque aún no han reemplazado al profesor de ciencias que se jubiló el mes pasado, pero bueno, como es bastante paciente, yo creo que al final le irá bien.

Ayer quedé con mi cuñado para tomar un café. Está un poco preocupado porque su mujer está enferma y en la seguridad social las listas de espera son tan largas que no saben cuándo le harán las pruebas que le faltan y mucho menos cuando la operarán. Ella es abogada, originaria de Venezuela, pero lleva ya más de 20 años viviendo y trabajando en España. Es una enamorada de su trabajo, se dedica a ayudar a mujeres que han sido maltratadas por sus parejas y la verdad es que cuando la oigo contar historias de algunas de sus clientas no puedo evitar que se me ponga la piel de gallina. Es increíble lo que muchas mujeres tienen que pasar aún a día de hoy; como una chica del trabajo que a la pobre la violaron un día cuando volvía a su casa por la tarde, en el parque de al lado de su casa y encima tuvo la mala suerte de quedarse embarazada. Puff, si me pasa a mí eso, te juro que me muero.

Muchas veces me pregunto como sería el mundo si simplemente las cosas funcionasen bien. Lo cierto es que sería maravilloso y no acabo de comprender porque no sucede. Oigo a la gente discutir sobre política y todo me parece un sin sentido. Mi hermana me dice que la política forma parte de todo lo que hacemos y que no puedo mantenerme al margen, pero yo sigo pensando que a mí es un tema que no me interesa. A mí me preocupa lidiar con mis problemas y ayudar a mis seres queridos. Me preocupa ser feliz y hacer las cosas que quiero sin meterme en la vida de los demás; no darle tantas vueltas a las cosas, en definitiva, todo va a seguir igual gane las elecciones quien las gane.

Marta.

¿Qué le dirías tú a Marta? ¿Conoces a alguien en una situación parecida o te has sentido así alguna vez? 

Lo cierto es que hay veces en las que no nos damos cuenta de cómo muchas las cosas que nos importan o nos afectan, tanto a nosotros como a nuestros seres queridos, tienen que ver con decisiones políticas. Especialmente para las mujeres, incluso el hecho de que podamos, como dice Marta, «ser feliz y hacer las cosas que quiero sin meterme con nadie» no es algo que tuviésemos derecho hasta hace no demasiados años. Y sí, esto se debe a decisiones políticas. Entiendo que la lucha de egos de los políticos que se ve en los medios resulta tan poco apetecible de atender y entender que dan ganas de desconectar el canal de la política de nuestra programación, pero lo cierto es que esto no es posible. Si tienes una opinión acerca de las cosas que suceden en el día a día, tanto en el la educación de tus hijos, como en el sistema sanitario, como en tu trabajo, o sobre cómo se trata a algunas personas que conoces simplemente por su condición sexual, por su nacionalidad… Si hay algo que te indigna, eso es política. La política no es otra cosa que el modo de poner un orden en la convivencia social. Por eso, como parte de esa sociedad, no puede no interesarte. Si a veces te da pereza escuchar las noticias o leer el periódico busca en las redes sociales a alguien que hable de los temas que te interesan con un tono que te guste y entérate por medio de ellos. Por suerte, a día de hoy ya no tenemos que basar nuestra información en los noticiarios del canal de turno. Pero te lo digo desde aquí, entre tú y yo sin que nadie nos oiga, eso de que la política no te interesa… ¡ES SIMPLEMENTE MENTIRA! Y vete preparándote, porque en un mes hay que ir a votar y nadie quiere que nos de por saco un partido, que ahora como colofón, defiende que los españoles podamos tener armas en casa como medida de defensa, por si acaso. Eso sí, la información que recibas, venga de donde venga, siempre contrástala con el punto de vista opuesto y sé crítico con todo lo que oigas antes de formarte una opinión.

¡Espero tus comentarios a la carta de Marta! 

 

 

Suscríbete y recibe acceso inmediato a la masterclass "Claves para evitar el estrés laboral"

* campo obligatorio
Condiciones

Reserva ya tu plaza

Taller Online Gratuito

¡Reinvéntate!

Apúntate y recibirás acceso al taller en directo y la grabación por si no puedes asistir

Ya casi está :) Tienes un email, ¡Confirma que eres tú!